viernes, septiembre 15, 2006

Salutem!
Por: Ana F. Ruíz G. / Silent_Natasha




Un respiro más... No pasa nada, solo estoy padeciendo el mareo inicial; no tengo motivos cercanos pero he de dejarme mecer por el bamboleo cálido que entume mis manos y ardiente recorre mi esófago.

Un sorbo nada más...Ahora se vienen temblores extraños, mi mirar se pierde entre pensamientos que deberían ser desterrados. La somnolencia quiere vencer a la mente que rehúsa entregarse a una verdad manifiesta.

Un trago y matar la botella... Dudas asaltan, no hay carencia de conciencia. Se unen por sí solos los hechos y el sueño se difumina como lo que es, un efecto y defecto de vida cuando se da un alma sin razón y una razón se revuelca entre la medida y el corazón.

Una gota, un minuto, un techo de grietas burlonas... cierra los ojos, para qué escribir más. Corta las venas... Cierra las piernas de la fantasía. Abre tu seno y cae en el infierno.

Un sello más... El aroma se dispersa de la nariz a mis neuronas, el aniquilamiento preliminar está desatado. No siento mis piernas, no siento deseo, carezco de indulgencia y eso mismo solo espero.

Un embate, dos, tres... Siete embates y ha terminado. El cuerpo se reclama en condena y paga por el alma clandestinamente entregada. Gira y duerme, gira y muere, gira y se embrutece.

Una pena el brillo de la boquilla proyecta... Se ha decretado la orden de nublar lo razonable y entregarse sin resistencia a los brazos del Karat, bajar las armas drenando el llanto. Soñar y despertar con la resaca producida por el dolor de saberse... entenderse, declararse olvidada.

Salutem!

Un trago más y escribe líneas al dios que te domina. Entrega tributo y reclama tu pago en un nuevo brindis a tu reflejo, al pretérito e infortunio.

Salutem!

De todos los amantes, el mejor,
ardor e ilusión prodiga
en el paladar dispersa sabor
a paraíso prohibido, juega

con mi voluntad. Hipnotizante olor
permíteme crear la lóbrega
fantasía de la huida en tu color
caer frenética, y aguijonea

reminiscencias y hunde mi temor.
Acepta sofocante entrega
del torpe sentimiento, amor
carente de refugio, briaga
y atontada sierva del horror.

No hay comentarios.: